El mundo al revés de Uribe

08Ene07

Martes 12 de diciembre, 2006

Menos de 20000 narco-paramilitares se convirtieron en casi 40000 desmovilizados, pero de únicamente 2695 que existen a la fecha para acogerse a la Ley de Justicia y Paz, la Fiscalía afirma que tan solo 800 tienen antecedentes judiciales. 57 están recluidos en Itagüí. Lo simpático es que en Colombia la gente mira a esas cifras sin asombro, como si coincidieran con toda lógica.

Esos números concluyen que la pacificación de los narco-paras tiene un tufillo de leguas. Sin contar los narco-paras que no se han desmovilizado, los que volvieron a tomar las armas o digamos que las sacaron de sus escondites y más de 60 bandas criminales que se han venido formando en los últimos dos años, ni qué hablar de la restauración o de las confesiones de delitos.

Si los cabecillas narco-paramilitares oficializaron el fracaso de su pacificación, el presidente Uribe debió mover de inmediato el ejército a las zonas donde los paras se están rearmando, en lugar de eso el presidente Uribe escogió otra aniquilación de las FARC en el sur y continuar el conflictivo envenenamiento ecológico con giflosato. ¿Son estas improvisadas acciones un encubrimiento al rearme de las AUC? Los colombianos en su ceguera contra las FARC no relacionan una cosa con la otra y al igual que con las cifras, todo les parece de completa lógica.

La ultra-derecha no es un obstáculo para que la gente caiga en las redes de las maniobras de la derecha, ¿cómo puede decirse que las FARC sean un obstáculo para la izquierda?

Sigue siendo muy difícil desligar la relación del presidente Uribe con los narco-paramilitares, no solo por su innegable y nunca mencionada campaña por Pablo Escobar ni su fomento de los Convivir, o las inversiones de La Gata en su campaña presidencial, entre otras, pero ahora cuando Colombia se ve amenazada por el rearme de miles de reconocidos delincuentes, el presidente Uribe decide irse de lanza en ristre contra las FARC. Sin lugar a dudas, es una forma rara de atacar a las AUC.

Las confesiones de los extraditados a los E.U. no muestran ninguna participación directa o autoría material de Uribe en las acciones criminales de los narco-paramilitares, pero si dejan un gran interrogante de su autoría intelectual. Y no debe ser por aquello de que Uribe ve a las AUC como aliados que nunca atacaron al estado y que han sido fieles suplantadores del ejército y del gobierno en su lucha contra las FARC.

En el mundo al revés de Uribe hay dos calificaciones de las FARC, los verdaderos y más acérrimos enemigos del estado, que no coinciden con la realidad de los hechos, sino con la conveniencia monetaria o política del momento. Llamar a las FARC terroristas solo para conseguir más dinero para el ejército, le quita armas a la lucha contra las FARC. Si las FARC son calificadas de insurgencia la batalla contra ellas tendría que incluir los laboratorios de paz europeos y amplios programas económicos, de salud y educativos, fuera de la acción militar. Si las FARC son calificadas de terroristas entonces la confrontación armada es la única a considerarse, beneficiando a las FARC en el perfeccionamiento militar de sus tácticas y estrategias. Los continuos “descuidos” del ejército, donde han muerto múltiples soldados, es un buen ejemplo de por dónde van las FARC. Sin contar, que las bases de las FARC quedan intactas y mucho más convencidas de la lucha de las FARC.

El segundo error de Uribe, que le copió a Pastrana, es calificar a las FARC de delincuentes comunes y narcotraficantes, lo que echa por la borda la salida política del gobierno. En otras palabras, El gobierno se niega a sí mismo la posibilidad de treguas que disminuirían la violencia, como los diálogos con el ELN lo han demostrado después de un año largo. Negarse al Intercambio Humanitario con la excusa infantil de que lograrlo aumenta el secuestro político es un ejemplo de la claudicación de Uribe a casi 3000 secuestrados con que las FARC demuestran que el gobierno nunca pudo evitarlo, que el gobierno no sabe dónde están y que está doblegado a dejarlos como un triunfo de las FARC, porque el gobierno no puede liberarlos ni a las malas ni a las buenas.

Si el mundo de Uribe no está al revés, entonces lo está el de los colombianos. Si los paramilitares dominan regiones de la Costa Atlántica es porque esas regiones fueron control de las FARC. En las elecciones del 2002 el objetivo de los narco-paras era disminuir los votos de Samper y relativamente lo lograron, solamente en el Magdalena, gracias a la ayuda de Jorge Noguera, pudieron lograr un triunfo por menor margen.

Los cuentos de los mensajeros del presidente si que nos tienen mareada la cabeza.

José María Rodríguez González

 

 



2 Responses to “El mundo al revés de Uribe”

  1. 1 victor quiroga

    Es curioso encontrar este tipo de escritos, cuando esconden y amparan el terrorismo sistemático de las FARC. Los Colombianos lo hemos sufrido día a día. Secuestran ciudadanos del común y cobran un dinero por devolverlo vivo y otro por devolver su cadaver, y en muchos casos se paga y no se da ninguna información nunca. El nivel de barbarie es comparable con el nivel de barbarie de los paras, que nacieron de la lucha contra éstos. Los crímenes de unos no pueden ser buenos y los de los otros los censurables. No hay coherencia argumental. Hay complicidad.
    [Moderación: Este artículo enfoca el consentimiento dado a las AUC, contrastado con los ataques que cotidianamente se hacen contra las FARC por razones políticas, no de justicia. Las FARC son una degeneración criminal de la lucha armada en Colombia, pero el tratamiento de este problema debe ser entendido y enfocado de manera por lo menos semejante al de las AUC, o de lo contrario se agudiza y prolonga una guerra en la que no parece que vaya a haber vencedores, sino vencidos. Aunque las FARC están golpeadas, su mayor peligro proviene de los excesos que pueda provocar esta situación de disparidad de la justicia. Estas prácticas políticas no corresponden a una solución estratégica. Demostrarlo no es ninguna complicidad, pues, el artículo es estrictamente político y no está enfocando la criminalidad per se.]


  1. 1 CONTENIDO DE ESTE BLOG: « José María Rodríguez González

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: