Álvaro Uribe, el Poder del Crimen en Colombia

31Jul07

Heil! Háganles ofertas irrechazables


Uribe, el poder del crimen en Colombia

Un día después de la queja de los paramilitares para ser considerados sediciosos y garantizar así ser elegidos para participar de la dirección política del estado y también garantizar la protección de todos sus bienes, el presidente Uribe pasó de inmediato un proyecto de ley para modificar el artículo 468 del Código Penal que hace a los paramilitares sediciosos bajo la argumentación de que suplantaron al estado contraviniendo su funcionamiento.

No existe semejante argumento en ningún país libre del mundo. Solo se conoce el caso de Pinochet cuando bajo su sangrienta dictadura usó la misma argumentación que hoy copió Uribe para burlar la justicia y proteger a sus generales de pagar cualquier pena por los crímenes de lesa humanidad y corrupción que habían cometido.


Lo que hay que entender aquí es la consecuencia de declarar sediciosos a los narco-paramilitares.

De acuerdo a la OEA los narco-paramilitares controlan en la actualidad 51% del territorio colombiano y dominan los nuevos y diseminados minicarteles que pululan por Colombia, y que son un desarrollo de los tradicionales carteles del narcotráfico. Los narco-paramilitares poseen millones de hectáreas de las mejores tierras colombianas y ansiosamente esperan el TLC para invertir su dinero encaletado en nuevos lucrativos negocios. Sin contar su propiedad de comercio y sociedad en la industria y las finazas, socios con quienes han mantenido negocios desde cuando uribe fundó las autodefensas por la época de los Convivir. Eso fue parte de la ingeniosidad financiera para levantar las emergentes autodefensas. El poder político es vital para que los narco-paramilitares puedan proteger, justificar y desarrollar su vasta red de negocios legales, indispensables para tapar y asegurar las transacciones ilegales. Este futuro de los narco-paramilitares es el mismo futuro de Colombia si los narco-paramilitares logran la calificación de sediciosos contando con la mejor abogacía que ellos disponen y que ellos llaman el mejor presidente que haya existido.

Hay una obligación moral del presidente Uribe con los narco-paramilitares y es que Uribe no puede abandonar un movimiento que él mismo llamó autodefensas, y que no puede aceptar que pierda valor y justificación histórica. Sin descanso Uribe insiste que no deben llamarse narco-paramilitares sino autodefensas, y todos sus documentos jurídicos se refieren a los narco-paramilitares siempre como autodefensas. Uribe tiene que reafirmarse que ha creado un movimiento bueno, con buenas acciones y buenos propósitos y desesperadamente busca una acomodación para los narco-paramilitares no importa cuantos principios, leyes y sentido común haya que torcer con el fin de lograrlo.

Un proceso de paz se inicia con la renunciación práctica a los crímenes cometidos, la confesión y el arrepentimiento de ellos con la acción de pedir perdón y con ese perdón ganar la reintegración a la sociedad. En Colombia los narco-paramilitares exigen beneficios, prebendas y todas las ventajas que puedan solo para confesar los crímenes de los que ya existe documentación. Los narco-paramilitares amenazan con volver a tomar las armas, con reincidir en sus crímenes, etc. si no les cumplen sus privilegios exigidos. Nada de eso suena a paz sino a una extorsión gigantesca del estado y de todos los colombianos. El presidente Uribe no se opone a esa extorsión, todo lo contrario, a cada paso busca nuevas leyes, nuevos decretos, nuevos artículos que la oficialicen, que la legalicen y que la haga aceptable para todos los colombianos.

Los argumentos usados por el presidente Uribe son por demás inmaduros y especulativos. Que la Carta Magna ni la ley digan de manera expresa que los beneficios que Uribe busca para los narco-paramilitares no puedan ser otorgados no quiere decir que entonces tenemos la obligación de otorgarlos. La Carta Magna y la Ley tampoco dicen expresamente que los asaltantes de banco no puedan ser sediciosos, entonces ¿vamos a decir que a esos documentos básicos, que rigen la justicia y el orden de Colombia, hay que agregarles que los asaltantes de bancos son sediciosos?

Si el crimen no es considerado sedición en la Carta Magna y la Ley es porque hay razones para ello, no se puede poner el crimen en un marco jurídico que lo despoje de su gravedad y lo convierta en un instrumento político para que el gobierno califique de polí1ticos los crímenes que le convengan. De ser así el gobierno puede auspiciar genocidios y luego calificar a sus autores de sediciosos y apoyarlos para que sean elegidos y dirijan al país. Eso solo cabe en la cabeza torcida de Uribe, pero es inaceptable en la de una persona que sepa qué son los derechos humanos, qué son los fundamentos de la justicia y que al crimen no se le dan oportunidades.

Uribe ha sido el presidente de los narco-paramilitares, cuando uno se pone a ver las más importantes leyes que ha impulsado, de coincidencia todas ellas tienen que ver con beneficios para los narco-paramilitares. ¿No existe otra Colombia para Uribe?

En los 90 Uribe fue propugnador de las autodefensas, y cuando con el nombre de “Cooperativas de Vigilancia y Seguridad Privada”, grupos armados civiles fueron autorizados para accionar contra la guerrilla bajo el amparo del decreto 356 del 11 de febrero de 1994, Uribe inmediatamente se puso al frente de su promoción, con las Convivir, llamándolas desde entonces autodefensas. No es coincidencia que hoy en día la organización que cubre a todos los narco-paramilitares se llama precisamente Autodefensas Unidas de Colombia.

En el 2002 recién estrenando silla presidencial el presidente Uribe pasó al congreso una enmienda a la Ley de Orden Público para quitarles el calificativo de criminales a los narco-paramilitares. Su argumento no fue sorprendente, dijo que se trataban de autodefensas legalmente constituídas y que el derecho de los civiles a defenderse por las armas no podía ser considerado un crimen. Como se puede ver la argumentación de Uribe no estaba basada ni en las acciones y las consecuencias de los narco-paramilitares, sino en unas abstracciones jurídicas sin ningún contacto con la realidad nacional ni con la gravedad de los daños que le han hecho a la nación.

Ahora, Uribe usa la misma táctica de abstracciones jurídicas sin contacto con los hechos y plantea que el delito político puede estirarse hasta incluir un simple cambio del orden constitucional. Las AUC han defendido el orden constitucional y la prueba no es otra que el mismo decreto 356 del 11 de febrero de 1994.

El cambio del orden constitucional, según Uribe, incluye afectar el bien jurídico, que continúa Uribe no es otro que el bien político por existencia de la convivencia pacífica que nace del adecuado funcionamiento del régimen constitucional o legal. Señor Uribe ¿Los incendios o los disturbios de fanáticos del fútbol serían delitos políticos?

Es una acción sediciosa

Supongamos que la guerrilla haya originado a las autodefensas, esa suposición establece que la paz fue disturbada por la guerrilla y por nadie más, lo que produjo la reacción de las autodefensas Estoy usando los sofismas y terminología de Uribe—. No se puede declarar que las AUC disturbaron una supuesta paz inexistente. Si a esto le agregamos que el estado ha usado al ejército para pacificar al país, atacando a la guerrilla no queda ningún argumento para decir que el país vivía una convivencia pacífica que las AUC disturbaron. No ha existido ninguna convivencia pacífica durante la fundación y desarrollo de las AUC, esa tal convivencia pacífica solo ha existido como una interpretación subjetiva y muy optimista. Eso es pensar con el deseo, pero jamás es un bien jurídico. No ha habido ninguna interferencia de las AUC al régimen constitucional o legal, y de haberla no es de carácter político, sino criminal.

Al insistir que las acciones de las AUC fueron transitorias se establece claramente que el no declararlas constantes está buscando únicamente cualquier relación tangencial, aunque sea temporal, para llamar a sus crímenes políticos. Si es transitoria tampoco es válida, porque cualquier transición es un periodo mixto indefinido. La ley no pude basarse en especulaciones transitivas sino en confirmaciones reincidentes.

El gobierno creó un mamotreto que improvisada y subjetivamente desconoció la ley y con él hizo una negociación de impunidad a cambio de silencio con hampones que tarde o temprano se enfrentaría a la Carta Magna y a la Ley como sucede con el nuevo artículo 468 del código penal que Uribe quiere deformar.

(sin terminar, en actualización)

José María Rodríguez González

(propiedad intelectual reservada) 50745-070603-424584-21


© 2006-8 All Rights Reserved.

NOTA: Para continuar leyendo, cliquée la frase, en la segunda línea debajo, que dice “Previous Entries”



8 Responses to “Álvaro Uribe, el Poder del Crimen en Colombia”

  1. Excelente, Muy Buen Material , Salud & Anarquia ! Por un Pueblo Libre de pensamiento y de accion !

  2. 2 Silvia Moreno

    Esto se volvió un reducto de guerrilleros de las FARC…vámonos que noss ecuestran y nos degollan…Yo pensé que era un blog seruio….
    [Moderación: Si el presidente, o el gobierno, acusa a sus críticos de terroristas no es necesario repetir la malicia de esos sofismas con ingenuidad. El equipo de moderación deja intactas inexactitudes, exageraciones, la posición y la moral del participante.]

  3. 3 carolina salgado

    me parece que usted es uno mas de esos colombianos que tristemente deja muy mal parado nuestro pais y que critican sin fundamento alguno a nuestro presidente que ha sido sino el mejor si de los mejores que hemos tenido ojala salga reelegido por segunda vez pues mucho bien que si nos ha hecho acaso señor que es bueno para usted? pues no creo que lo sea usted mismo. O porque la gente como usted se dedica solo a criticar sin tener en cuenta la opinion de la mayoria, porque le hacen tanto daño al pais………..
    carolina salgado

    [Moderación: El artículo “¿Es Uribe tan bueno cómo se pinta?” (Oct. 31, 2007) se refiere a este punto. El equipo de moderación deja intactas inexactitudes, exageraciones, la posición y la moral del participante.]

  4. 4 Satoshi

    Bien por el articulo, y de acuerdo total con Lanark. Que mal por los otros comentarios, se nota la clase de educacion que hay en Chibchombia…
    Les dejo mi aporte, esta en ingles pero ojala lo puedan leer, pruebas y mas pruebas:
    http://nylatinojournal.com/home/eagles_in_fall,_lions_in_spring/analysis/under_uribe,_the_dark_side_of_colombia.html
    http://www.consortiumnews.com/2007/080807a.html
    http://www.zmag.org/content/showarticle.cfm?ItemID=1426
    http://www.gwu.edu/~nsarchiv/NSAEBB/NSAEBB131/index.htm

  5. En lo que leí, no “define” en ningún lado que Uribe sea paramilitar, ni hace siquiera UNA aseveración que no esté apoyada en hechos perfectamente controlables. Si quieren defender a su indefendible presidente, comiencen por leer bien, y eviten despachar las críticas sin tener ni idea de qué se tratan.

    Por otro lado, es bastante bobo asumir que porque se critique a los delincuentes que tienen más de la mitad del pais bajo su mando, se está apoyando a los delincuentes que tienen un poco menos. ¿son acaso menos delincuentes porque están ganando? Claro, hay que actuar en contra de las FARC, que son asesinos, narcotraficantes y han protagonizado incluso crímenes de lesa humanidad. Pero es muy sospechoso que con esa convicción, en la que coincidimos casi todos, pretendan callar cualquier denuncia contra los paramilitares, que son gente igual o más sucia que los guerrilleros, aunque no usen camisetas del che. ¿tenemos que dejarnos matar de los paracos porque los gerrilleros son peores? No tiene nada de raro que el pais esté como está, si son así todos los millones de bestias que votaron por Uribe y su séquito tan selecto porque les había prometido un baño de sangre.

  6. Me parece que usted no cuenta con los suficientes argumentos para definir que el Presidente Uribe sea paramilitar.
    No creo que usted haya tenido que vivir lo que muchos colombianos, como era tan solo salir de la ciudad.
    Y estoy de acuerdo con el señor Juan E Gomez, cuando se ve como altruista que los guerrilleros pidan privilegios a cambio de un proceso de paz y como un acto grotesco el que los paramilitares los pidan de igual manera.
    Es algo ilógico comparar a Uribe con Pinochet. Ojo con sus comentarios. No sea tan radical. [Moderación: Está muy bien que ejerza su opinión, pero por favor evite advertencias que que suenan a amenza.]

  7. 7 Juan E Gomez

    Tiene razon en muchas cosas. eso de la sedicion es una groceria
    por otro lado, es curioso que para usted el echo de que los paramilitares pidan privilegios a cambio de un “proceso de paz” sea un vil chantaje, pero cuando las farc piden privilegios a cambio de un “acuerdo humanitario” es un acto altruista por parte de ellos…
    la falta de objetividad y el sesgo ideologico (jajaja, no me imagino la piedra que le debe dar esa expresion. la verdad es que a mi tambien me da rabia) le quita seriedad a sus comentarios. pilas con eso

    [Respuesta:
    Los privilegios exigidos por los narco-paramilitartes son permanentes y todos están respaldados por leyes pasadas por el presidente Uribe. El canje de secuestrados por miembros de las FARC presos no requiere de ninguna ley, sino simplemente de una negociación, que son dos cosas completamnente diferentes. El despeje es una condición para la negociación y tampoco es ningún privilegio, además es negociable y no requiere de ninguna ley para realizarlo. En el conocimiento de estas distinciones está la seriedad del planteamiento.]


  1. 1 CONTENIDO DE ESTE BLOG: « José María Rodríguez González

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: