¿Es Álvaro Uribe la “maldición de sangre” de Colombia?

30Jun09

Alvaro Uribe Velez tragando

Alvaro Uribe Velez tragando

¿Es  Álvaro Uribe la

maldición de sangre

de Colombia?


No basta con ser buenos también es necesario aparentarlo. Aunque las personas no sean honradas, la honradez siempre es la mejor guía. Nadie en Colombia debe jamás asociarse a la deshonestidad, la maldad y el crimen.  Por esa debilidad de pensar, que el crimen tiene sus usos y partes buenas, la nación se ha  sumergido en el narcotráfico y el para-militarismo.  Las FARC, que no son toleradas por los colombianos, son unos angelitos de Dios frente a estas dos maldiciones sociales alcahueteadas por la mayoría de los colombianos. ¿Por qué hay colombianos envueltos en el narcotráfico, antes de las FARC y por fuera de las FARC? ¿Por qué los colombianos jamás evitaron la existencia de la criminalidad descomunal de los para-militares, luego, con las FARC ya no era suficiente?

De toda esa maldad del corazón de los colombianos surgió un líder que los colombianos han llevado al poder.  Su propia familia desde sus padres hasta sus hijos, pasando por hermanos y primo ha estado relacionada, untada o mínimo en contacto con la corrupción y el crimen.  En la historia de Colombia jamás existió una familia presidencial con tantas sospechas sobre ella y tantos escándalos.  Pero, debe ser  necesario para que Colombia diga ¡Nunca más! Se necesita que quien represente a todos los colombianos no solo tenga un pasado personal limpio y sin sospechas, pero que la integridad de cada uno de los miembros de su círculo familiar también sea un orgullo de la honradez y los valores por los que los colombianos quieren que el mundo los reconozca.

La arrogancia, el mal genio y la belicosidad no son los defectos que se quieran en ningún presidente, por el contrario lo que se requiere son las cualidades de honestidad, comprensión y ecuanimidad.

Los avances de la civilización nos han dado las poderosas armas del diálogo y la negociación, dejando atrás las barbáricas de la violencia. Es una lástima ver las vidas acabados de millares de colombianos por el desconocimiento de los avances de la humanidad.

No es necesario que el presidente Uribe lidere la muerte de centenares de niños, cuyo único delito ha sido usar el uniforme de las FARC, sin que el presidente jamás se haya preguntado si cada uno de estos niños sabrá por qué está en las FARC.

Tampoco es necesario que el presidente Uribe lidere la muerte de centenares de mujeres por el mismo delito de usar el uniforme de las FARC sin que el presidente se pregunte si están en las FARC por su voluntad o han sido explotadas.

Y peor es que el presidente Uribe lidere la muerte de millares de campesinos que han preferido la poca comida, el uniforme y los cambuches de las FARC antes que morir abandonados a una peor miseria.

Todos estos crímenes son la siembra de nuevas cosechas de violencia para la sub-conciencia de Colombia. Solamente el diálogo y la negociación pueden salvar a Colombia de la hecatombe de esa oculta guerra contra los desprotegidos del campo, cuyas muertes sostiene el reclutamiento de las FARC.

Es tiempo de que el aplauso y la excitación por la violencia se acaben en Colombia. Se espera que el presidente lidere la paz interna, no la guerra.  La política de guerra-solamente del presidente Uribe ya ha cobrado más de cuatro millones de desplazados internos, fuera de los millares de colombianos asesinados que día a día aumentan.  La obsesión del presidente Uribe por premiar el aumento de cadáveres con el uniforme de las FARC ha producido la muerte de millares de niños, mujeres y campesinos,  víctimas de las FARC, y cimentaron el asesinato de centenares de jóvenes colombianos como positivos, solo para saciar  las exigencias de exterminio del presidente Uribe.

Es el momento de pensar que la honestidad desde la más altas esferas del poder es vital para que la mayoría de los colombianos se vean a sí mismos emulados a sobresalir por su propias cualidades y no justificando sus defectos. Y es el momento para que la civilización con su poder del diálogo y la negociación se impongan y triunfen sobre la barbarie de las armas.

Amigos de Colombia, como los Estados Unidos, con disimulo mantienen su distancia, La Unión Europea insiste en nada más que la paz, y en general, a diferencia con cualquier otro presidente colombiano, existe un consenso de que su peligro no debe tener una tercera oportunidad.

El actual balance es demasiado desconsolador. El presidente Uribe nos está dejando un ejército, del cual él es su Comandante en Jefe,  manchado con casos de narcotráfico, paramilitarismo y crímenes de estado, un DAS, al servicio de la presidencia, manipulado por criminales, sumido en violaciones de privacidad y con acusaciones de asesinatos en serie, una economía de prosperidad aparente, pero de sembradas crisis a largo plazo, unas FARC pequeñas y sin respeto público, pero capaces  de  recrear sus estructuras con nuevos veteranos militantes, quienes por casi una década han resistido  incansables ataques, día y noche,  del mejor armamento disponible y que solo ha quedado como su entrenamiento  para décadas por venir.

Y un país lleno de venganza, con ansias de destrucción y que clama por genocidio.  No es la arena para la tercera escena de lo que aumentó esta tragedia de consciencia.  No se trata  de competir en crímenes con el enemigo, sino de resaltar y exaltar lo humano que nos une.


José María Rodríguez González




5 Responses to “¿Es Álvaro Uribe la “maldición de sangre” de Colombia?”

  1. 1 lucero

    hay que estar ciego para no darse cuenta quien es el personaje siniestro y perverso uribe

  2. 2 pues me parece muY inclinado hacia la far.porque nacio el paramilitarismo porque la far empeso a matar a los campesinos que los apoyaban y se volvieron criminales y dejaron de lado sus ideales eso les esta costando desaparecer de la faz de la tierra

    Las far mataron campesinos inocentes que les colaboraban,se alejaron de sus hideales y eso les va a costar desaparecer de la faz de la tieera

  3. 3 sebastian

    el algo estúpido quien dice que esa bazofia es profundo sabiendo que el único presidente que puso a los norco- terroristas en su punto en el timpo de URIBE el Putumayo tuvo un descanso, nosotros la gente de bien podíamos desplazarnos sin ningún temor hoy tenemos que pensarlo diez mil veces

  4. 4 gerardo

    que comentarios tan profundos como mi dedo mañique


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: